• ES TU JEFE UN GILIPOLLAS?

    RADIOGRAFÍA SEVERA DEL JEFE IDIOTA

    PÉREZ FERNÁNDEZ, DAVID TEBAR FLORES Ref. 9788473606714 Ver otros productos del mismo autor
    Gilipollas es una palabra mágica; una palabra culta y popular que da mucho de sí. Primero, porque se dice igual en masculino que en femenino. Lo que evita que toda esta actual pandilla de cursis “semi-progres” que hablan en estéreo puedan establecer sus estúpidos matices de diferenciación de sexo; u...
    Ancho: 150 cm Largo: 210 cm Peso: 218 gr
    Disponible
    12,90 €
  • Descripció

    • ISBN : 978-84-7360-671-4
    • FechaEdicion : 01/06/2019
    • AñoEdicion : 2019
    • Idioma : Español, Castellano
    • Autores : PÉREZ FERNÁNDEZ, DAVID
    • NumeroPaginas : 160
    Gilipollas es una palabra mágica; una palabra culta y popular que da mucho de sí. Primero, porque se dice igual en masculino que en femenino. Lo que evita que toda esta actual pandilla de cursis “semi-progres” que hablan en estéreo puedan establecer sus estúpidos matices de diferenciación de sexo; unos esquemas sin duda separadores que, además de bastante inútiles, son sumamente horteras, demagógicos y antiestéticos a más no poder.
    Y además gilipollas también se dice igual en singular que en plural. Algo eminentemente cómodo, pues permite califi-car a uno o a varios individuos de una sola tacada, cosa muy práctica, dada la abundancia de tontos y de idiotas que nos rodean.
    Aplicada al jefe o a los jefes, la palabra gilipollas resume de un plumazo todas las características que “engalanan” a muchos propietarios y directivos de empresas y de instituciones públicas, que suelen “dirigir” con lo que ellos llaman “mano firme” (pero casi siempre majadera) sus negocios o, lo que aún es peor, muchas de las entidades oficiales y políticas que son pagadas con nuestros impuestos.
    A desenmascarar a esta patulea de impresentables “barandas” se dirige este libro, un ensayo empírico con ciertas pretensiones de objetividad científica pero de intención sumamente profunda, como lo es poner de manifiesto y denunciar a esta gentuza, aportando un pequeño grano de arena a la actual playa infecta del mundo empresarial e institucional en el que estos memos se desenvuelven. Una playa que forzosamente tenemos que limpiar. Para que nos merezcamos pronto la bandera azul de la serenidad.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per realitzar anàlisis d'ús i de mesurament de la nostra web. En continuar amb la navegació entenem que s'accepta la nostra política de cookies

Accepto