• HABLAMOS DEL MISMO DIOS?

    UN DIÁLOGO

    RAIMON, PANIKKAR/PINCHAS, LAPIDE FRAGMENTA Ref. 9788415518884 Ver otros productos de la misma colección Ver otros productos del mismo autor
    Existe una máxima rabínica muy antigua según la cual cada controversia tiene, si se mira en profundidad, tres caras: la tuya, la mía y la cara correcta. Haciéndose suya esa sentencia, Pinchas Lapide, judío, y Raimon Panikkar, cristiano, hindú y buddhista, dialogan en profundidad sobre Dios, pero tam...
    Ancho: 130 cm Largo: 210 cm Peso: 250 gr
    Per confirmar
    13,90 €
  • Descripció

    • ISBN : 978-84-15518-88-4
    • FechaEdicion : 01/02/2018
    • AñoEdicion : 2018
    • Idioma : Español, Castellano
    • Autores : RAIMON, PANIKKAR/PINCHAS, LAPIDE
    • Traductores : CARLOTA, RUBIES NÖRTEMANN
    • NumeroPaginas : 110
    • Coleccion : FRAGMENTOS
    • NumeroColeccion : 44
    Existe una máxima rabínica muy antigua según la cual cada controversia tiene, si se mira en profundidad, tres caras: la tuya, la mía y la cara correcta. Haciéndose suya esa sentencia, Pinchas Lapide, judío, y Raimon Panikkar, cristiano, hindú y buddhista, dialogan en profundidad sobre Dios, pero también sobre el ateísmo, el fundamentalismo, el mal, la Biblia, las escrituras védicas o la mística.
    «Todo el que podemos decir sobre Dios no es más que un balbuceo impotente que en el mejor de los casos sale a su encuentro, pero que no puede alcanzarlo. ¿De qué Dios estamos hablando, pues?», se pregunta Pinchas Lapide. Raimon Panikkar advierte: preguntarse si las distintas religiones hablan del mismo Dios puede dar a entender que Dios es una cosa en sí de la cual se puede hablar en tercera persona. Recogiendo el pensamiento de Martin Buber, el filósofo catalán defiende hablar de Dios en segunda persona: Dios es un tú, nunca un yo o un él.
    En el prólogo de la obra, Lapide reflexiona sobre la prohibición bíblica de las imágenes de Dios y sobre la necesidad de que las religiones dialoguen entre ellas desde el convencimiento de que este mundo no es ni sano ni insano, sino sanable. En el epílogo, Panikkar recorre la evolución de su imagen de Dios a través de un sabroso y estimulante relato autobiográfico.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per realitzar anàlisis d'ús i de mesurament de la nostra web. En continuar amb la navegació entenem que s'accepta la nostra política de cookies

Accepto